Agrupación MUDO: apostando por la profesionalización de las bandas osorninas

Uno de los tantos artífices del despertar cultural de Osorno de los últimos años ha sido, sin dudas, la Agrupación MUDO. Se trata de la Agrupación de Músicos Urbanos de Osorno. Sólo en las últimas semanas estuvieron presentes colaborando en el sonido y aspectos técnicos de eventos como la Feria Gráfica, Feminarte o Festival Fumo. Los tres grandes hitos del año son la Feria Industrial Musical MUDO, la Feria de Artes Mixtas FAM Osorno y el Día de la Música. Todos son eventos organizados y producidos por MUDO.

MUDO nació en 2016 como idea de dos amigos; Franco Julián y Pablo Miranda, presidente y tesorero de la organización actualmente. Querían potenciar sus propias bandas y proyectos musicales, pero también la escena musical osornina.

Un caminar que comenzó organizando fiestas y festivales de música a pulso y que tardó dos años en formalizarse con todas las de la ley. En 2018 obtuvieron la personalidad jurídica de la agrupación y MUDO se volvía un espacio de oportunidades más grandes. La ayuda y colaboración del equipo de trabajo fue fundamental. Se juntaron, convocaron y conectaron con bandas y proyectos musicales locales para que crezca la organización.

La experiencia tocando con sus bandas, viajando a otras ciudades, levantando eventos y metiéndose en el circuito fue la base para el aporte de la organización, cuenta Franco Julián a El Sureño. «Teníamos una idea de lo que se necesitaba para lograr ciertas cosas en la escena que existía en ese momento. Con ese conocimiento pensamos en qué podíamos aportar, qué faltaba», dice el músico, integrante de MKatana.

Profesionales de la música

El diagnóstico de Agrupación MUDO en su génesis fue que no habían suficientes instancias para que las bandas e intérpretes se presenten. Faltaba audio profesional, pagos dignos, pero también un componente del lado de las y los artistas; profesionalizar su arte.

Un primer fondo otorgado por INJUV permitió que en 2018 realizaran Escuelas de Rock Osorno. Quienes participaron pudieron aprender cómo postular a fondos, inscribir su propia música o ser parte de la Sociedad Chilena de Autores e Intérpretes Musicales (SCD). La primera piedra para que los proyectos de la ciudad comiencen a conformar una escena más profesional bajo el alero de MUDO.

«Necesitamos que los músicos de la ciudad profesionalicen su labor. Que sepan qué tienen que llevar si tocan en un festival. Qué tienen y no tienen que hacer, qué tienen que tener, como un plot de escenario, un dossier de prensa, un rider técnico. Son elementos mínimos para que tu proyecto musical sea serio y sea profesional. Ahí empezamos a desarrollar cosas que hasta ese momento no existían en la ciudad y que aprendimos participando de instancias similares», narra Julián.

Comenzaron, entonces, a generar esas instancias. «Nunca diciendo que estábamos inventando esto, nosotros estábamos trayendo cosas que estaban sucediendo en otros lados y acá no. Quizás porque no había organización, o la mentalidad colaborativa. Siempre han habido proyectos musicales buenos en la ciudad, pero faltaba la colaboración entre músicos y músicas. Eso ha sido nuestro sello», remata.

Oportunidades

La falta de oportunidades para artistas de Osorno en eventos emblemáticos como el Festival de la Leche y la Carne es un factor que también influye, a juicio de Julián. Dice que el llamado siempre es a que se abran esos espacios y se de la oportunidad a músicos locales. Aunque afirma que «de a poco se van abriendo más puertas. Está el Centro Cultural, que siempre nos abre los espacios, o la Seremi de las Culturas», expresa el músico.

Publicidad
Completeria

Y agrega que la idea es que «cuando se abran los espacios, hayan bandas preparadas para esos espacios. El Festival de la Leche y la Carne es un festival grande, con una técnica imponente. La idea es que cuando un artista emergente de la ciudad llegue a ese escenario lo haga bien para que después inviten a otro. Por eso está el trabajo de prepararse para los escenarios grandes».

A estas alturas ya han pasado unos cuarenta proyectos musicales por las actividades, ferias, talleres y tocatas de Agrupación MUDO. Sus integrantes base se han especializado en las áreas a las que se dedican. Hay producción, finanzas, sonido en los eventos, diseño, gráficas, gestión audiovisual, gestión de prensa, entre otros.

«Hay mucha gente trabajando, muchos músicos y músicas. Eso nos ha llevado a participar en un programa de apoyo a las organizaciones culturales que es el PAOCC. Ahí nos ayudaron a definir todos los roles dentro de la organización. Fue un apoyo necesario porque nos ayudó a ordenarnos. Todos hacemos de todo, todavía pasa, sobretodo en los eventos que hay que estar solucionando las cosas», detalla Franco Julián.

Proyecciones

Por el momento, entre los principales proyectos de Agrupación MUDO está la implementación de un estudio de grabación para músicos de la ciudad. Este trabajo ya avanza gracias a la obtención de un Fondart en 2021. Además, esperan contar con una sala de ensayo de buenas condiciones, la que desean financiar postulando este año al fondo.

También hay espacio para proyectos novedosos. «Estamos trabajando pronto en una colaboración con los amigos de la Vaca del Tablero que va a mezclar la música y los juegos de mesa. Ya hay un prototipo de un juego de cartas que va a estar prontamente viendo la luz, si todo sale bien. Los chicos están trabajando en algunos colegios para que las y los estudiantes vayan conociendo las bandas locales. En el colegio Blas Pascal nos están colaborando como primer paso», adelanta Julián.

En cuanto a eventos, falta realizar la Feria de Artes Mixtos en su segunda versión este año. También el Día de la Música 2023. El año pasado estuvieron organizando actividades durante una semana, con funciones musicales para niños, niñas y adolescentes, adultos mayores y para público general. El cierre del evento fue un show de variadas bandas en el Fuerte Reina Luisa, con acceso liberado.

«Nos ayudó el trabajo de la Seremi de las Culturas. Agradecemos a la seremi Cristina Añasco por estar siempre apoyando la cultura en la región. Nos ayudó a traer bandas de toda la región, desde Castro hasta San Pablo. Hubo presencia de toda la región en Osorno», destaca el presidente de Agrupación MUDO.

Las tareas

La ruta de navegación de las y los músicos es difícil. «Lo que falta siempre son recursos, por ejemplo para que la gente que trabaja con nosotros pueda tener un sueldo y trabajar constantemente. Eso sería un gran impulso para profesionalizar más la organización y que el trabajo tenga mayor impacto. Por el momento nosotros desarrollamos todo esto después de nuestro trabajo, de nuestras actividades personales. No hay una remuneración constante. Otra cosa que falta es un espacio adecuado en la ciudad en donde realizar actividades. El famoso Teatro de las Artes ha estado pendiente desde hace mucho tiempo «, explica el presidente de la agrupación.

Sin embargo, el mismo Franco Julián invita a quienes quieren dedicarse a la música a que insistan en ello. «Nunca pierdan la fe, a veces este camino es difícil, pero es bonito. Tienen que trabajar y aprender harto, los músicos tenemos que hacer un poco de todo. Tienen que aprender de gestión, de difusión, de música, tiene que ensayar, prepararse harto. Tienen que ser bien inquietos e intentar ser cargantes, porque eso es lo que aquí se premia. Los que son más insistentes en la música son los que tienen más réditos de la misma», concluye.

 

 

 

 

Publicidad
Ad 8