Estudio de grabación MUDO: un paso más en el camino al profesionalismo

Durante el año 2021, en plena pandemia, desde Agrupación MUDO decidieron buscar recursos públicos para solventar un particular proyecto. La idea era montar un estudio de grabación profesional para las y los músicos de la asociación. Fue así como postularon y se adjudicaron un Fondo de Fortalecimiento para organizaciones en la línea de salas de ensayo o estudios de grabación.

Casi $10 millones fueron los que obtuvo la agrupación de músicos osorninos para montar el estudio y que llegaron en 2022 a sus manos. Superaban así a los primeros fondos de INJUV y municipales de montos más pequeños, pero que ayudaron a forjar sus primeros pasos. El objetivo era que las y los socios pudieran disponer del estudio de grabación MUDO, además de grabar un disco recopilatorio.

Así comenzaron las primeras acciones para adecuar el espacio disponible para implementar el estudio de grabación en las dependencias de MUDO. «Lo primero que se hizo fue la preparación acústica. Vino un ingeniero acústico, hizo un informe del lugar donde íbamos a instalar. Compramos trampas de bajo, anuladores y difusores de ruido. la sala pasó de una de de una reverberancia natural del espacio a prácticamente tener esta reverberancia cero. Tú aplaudes ahí y no hay rebote», cuenta Franco Julián, presidente de Agrupación MUDO.

Calidad

Dadas las pocas posibilidades que las y los artistas de Osorno tenían para grabar en un estudio profesional óptimo, este proyecto vino a saciar una necesidad. Ya no sería necesario para los asociados de MUDO tener que viajar a Valdivia, Puerto Varas, Puerto Montt, Temuco o Santiago para grabar. «La idea de este proyecto era poder contar con eso por último grabar maquetas profesionales. O también grabar audio que uno pueda presentar a concursos o a postulaciones», añade Julián. MKatana, Delay Delay, Reina Luisa, Auyen Lovas y muchas bandas más han podido utilizar el estudio de grabación MUDO.

Y es que, en paralelo al acondicionamiento acústico, la agrupación adquirió equipos para grabar voces y baterías, principalmente. Sets de micrófonos, incluyendo uno del tipo condensador de alta calidad, cables, ecualizadores, atriles y cajas acústicas fueron algunos de los insumos que pudieron comprar. «Todas esas cosas pequeñas, conectores, adaptadores, audífonos, extensores de audífonos, y todo eso para una correcta grabación. Para que sea más cómodo en definitiva», explica el presidente de MUDO. Lo complicado fue conseguir todo eso al mismo precio que se proyectó al comienzo, ya que la pandemia desvirtuó los valores.

«Cuando hicimos el proyecto, uno tiene que presentar cotizaciones y algunas cotizaciones ya habían quedado obsoletas. Ningún proveedor te las iba a respetar porque y ahí tuvimos que ajustar algunos montos en algunos equipos. Hubo que comprar quizás una rayita más abajo por decirlo así, o el modelo del año anterior del que habíamos presentado en un principio. Pero, en definitiva, todo salió y el estudio está ya está instalado y funcionando. Las y los socios de la agrupación tienen acceso a todos los equipos y darles el uso que corresponde», añade.

Publicidad
Completeria

Compromiso

Agrupación MUDO se compone de proyectos musicales de la ciudad de Osorno. Juntos trabajan en pos de la profesionalización del rubro. Actualmente, el número de las y los asociados activos ronda entre los quince a veinte, según Franco Julián. «Siempre en el papel somos más, pero algunos proyectos están pausados o terminaron», dice el músico.

«Para nosotros la idea sería que que todos los artistas musicales nos agrupemos, conversemos y que todos puedan aprovechar estas instancias. Pero también hay ciertos requisitos. El estudio de grabación MUDO no es abierto a toda la comunidad. Hay que establecer lazos que son de colaboración, lazos de confianza y para ello tiene que haber primero un diálogo previo. Tenemos que conocer al artista, tenemos que ver cuál es el nivel de profesionalización. Para nosotros esto no es un juego, no nos sirve alguien que el fin de semana se le ocurrió que quiere grabar una canción y darle todas las facilidades», complementa.

Franco Julián apunta al trabajo y tiempo que hay detrás de mantener un estudio de grabación, aunque este ya cuente con financiamiento. «El costo del trabajo lo estamos asumiendo nosotros como agrupación y como personas naturales. Ellos están aportando porque creen en creen en este sueño, en este proyecto. Pero para eso uno tiene que ir conociendo, como en las Escuelas de Rock. Ahí tú vas poniendo el ojo y le escribes a esa persona. Otros que directamente toman la iniciativa y te escriben y te dicen, oye, ¿sabes? nos gustaría estar colaborando con MUDO. De ahí hay otros terceros que quieren solamente obtener los beneficios pero no están dispuestos a a trabajar, ni siquiera a conversar», revela Julián.

PAOCC

Adicionalmente al estudio de grabación MUDO, la agrupación recibió este año otro fondo para financiarse. Se trata del Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras, PAOCC, dependiente del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. La ayuda que realiza la agrupación como gestores culturales en la región es recompensada con estos montos para ejecutar su programación y proyectos. «Nos ha permitido, después de seis años de existencia, que algunos que están trabajando en el proyecto reciban una remuneración. Ni siquiera es el sueldo mínimo, pero es algo que dignifica y retribuye todo este trabajo», plantea Julián.

El también abogado y vocalista de MKatana valora el hecho como un gran espaldarazo por parte del ministerio. «Estamos sumamente agradecidos con la gestión del ministerio en la región.  Están apoyando a las organizaciones culturales locales, territoriales y facilitando las cosas. Solo tenemos tres PAOCC  en la provincia de Osorno. Creemos que lo que están haciendo nuevas organizaciones es un trabajo serio y que son candidatos a obtener este financiamiento en el futuro», señala.

El presidente de MUDO agrega que no pretenden dormirse en los laureles con todos esos proyectos y dineros andando. Remunerar a algunas personas también les ha permitido liberar de carga a otras, pero la idea es también aumentar retribuciones. «Si bien esto es un pequeño aporte, aún estamos bajo la barrera del sueldo mínimo de los gestores culturales y los artistas. Hay que buscar otros fondos, hay que buscar otras alternativas para complementar estos otros fondos. Que nos permitan llegar a eso, a que una persona pueda dedicarse de lleno a la producción musical, que pueda tener su estudio. O que los artistas que no estén tocando por amor al arte, sino que pagarles de manera justa», cierra.

 

Publicidad
Ad 8