Jaime Sáez: «hay que propender a coaliciones cada vez más mayoritarias que permitan gobernabilidad»

Publicidad Google

El pasado viernes por la tarde, el diputado oficialista por el distrito 26, Jaime Sáez (RD), realizó una cuenta pública de su gestión en un encuentro con adherentes en Puerto Montt. También llegaron autoridades de gobierno en la región y el diputado Diego Ibáñez (CS), representante del distrito 6, región de Valparaíso. La idea de Sáez era dar a conocer su trabajo legislativo, pero también generar una discusión que el Frente Amplio debe enfrentar.

La idea de unificar a los diferentes partidos y movimientos políticos que componen el Frente Amplio en un sólo gran partido es una tesis política que tiene fuerza, al menos, entre sus líderes/esas. Fue el propio presidente Gabriel Boric quien hizo pública la idea.  Luego, la Mesa Nacional de la coalición hizo el llamado directo a las y los militantes de Convergencia Social, Revolución Democrática, Comunes, Plataforma Socialista y Unir.

Las diferentes aristas de los casos convenios golpearon al oficialismo, pero Jaime Sáez asegura que este episodio lo «hizo más fuerte». «Tenemos la intención también de que esta cuenta pública sea una instancia de conversación, de diálogo y de provocación. Sobre todo a la militancia izquierda en torno a la unificación del Frente Amplio. Es una discusión que está bien candente en este momento. Queremos colaborar en entregar un espacio de calidad para ese debate», contaba Sáez a El Sureño minutos antes de la actividad.

Avanzar a la unidad del FA

«Es un proceso que no es sencillo, es complejo, tiene que desarrollarse con debate, con diálogo, con todos nuestros militantes, no puede ser un acuerdo de cúpulas. Yo estoy convencido de que ese es el camino, hacia allá hay que transitar», aseguró Jaime Sáez sobre este tema.  Actualmente, la Bancada de Revolución Democrática la componen seis diputados y diputadas, mientras que en total, el Frente Amplio tiene veintitrés.

«Nuestra obligación y responsabilidad con Chile es avanzar en un proyecto que le hable a las mayorías y que sea capaz de conformarlas. Más aún en un contexto como el actual con tanta fragmentación política que dificulta que se puedan llevar adelante reformas estructurales, por ejemplo. En ese sentido, yo voy a trabajar activamente para que se pueda dar un debate con altura de miras. Que cada uno de los militantes del Frente Amplio podamos decidir en conciencia que realmente la unidad es el camino correcto por Chile», precisó.

¿Y cuáles serían las ventajas de esta posición frente a una que mantenga los partidos actuales o movimientos que integran el Frente Amplio?

No sé si hay ventajas de una posición u otra. Yo creo que el actual escenario de fragmentación de muchos partidos pequeños, no solo dentro del Frente Amplio. También uno ve que eso pasa en el centro, en la derecha, muchos proyectos populistas también que se han levantado. Pero, en definitiva, ninguno logra articular a grupos mayoritarios de la sociedad. Creo que el fracaso de la convención, entre otros factores, puede tener un segundo en ello. De que no hubo capacidad de generar una articulación política y social que hiciera que ese proyecto fuera sostenible electoralmente.

«Tenemos que propender a partidos, pactos, coaliciones cada vez más mayoritarias que convoquen a la ciudadanía y que permitan, además, gobernabilidad para el país. Que permitan además darle certezas a la población para poder avanzar en transformaciones, con certezas de que hay un camino trazado. De que hay cierta estabilidad en cómo funciona el país y de que tenemos seguridades que son básicas», añadió Jaime Sáez.

Fuego amigo

Sobre las incesantes críticas que ha emitido Fidel Espinoza (PS) contra el Frente Amplio y sus personeros, Sáez prefiere no enfrascarse en peleas. Eso sí, cree que las críticas deben hacerse a la interna. «Plantear críticas al gobierno siendo oficialista es legítimo y sano. Creo que uno no puede tener una política condescendiente o autocomplaciente de manera permanente, me parece que no corresponde. Pero la crítica política tiene márgenes, espacios donde emitirse y límites. Cuando se traspasan los límites, calumniando, mintiendo, difamando, se hace un daño no solo al gobierno, sino que a las ideas que nos mueven», planteó.

«Cuando nos vemos enfrentados entre nosotros mismos, caemos en una dinámica que es muy tóxica. Yo, en ese sentido, no comulgo con esa forma de hacer política. Las críticas políticas hay que plantearlas en los espacios que corresponden. A veces se pueden hacer a través de los medios de comunicación, en otras oportunidades, sobre todo quienes tenemos cargos de representación popular, tenemos formas más directas. Tenemos el acceso a las autoridades, podemos hablar incluso con el Presidente de la República, Muchas veces, a través de los medios, se provoca más daño y hay más un afán de figuración que realmente de solucionar algo», indicó.

Sobre los emplazamientos de Espinoza, Jaime Sáez dijo que «somos personas adultas, cada quien tiene que hacerse cargo también de lo que declara, de lo que emite. Yo no soy un boxeador de la política, no es mi estilo. Mi forma de trabajar es en equipo, es articulando, es colaborando con otros actores, es hablando con quienes no piensan como yo, aunando voluntades. Y esos emplazamientos creo que se caen por sí solos, finalmente se terminan transformando en una caricatura. Por supuesto que afectan, pero si mi quehacer va a estar mediado por lo que alguien dice o no, yo estaría bastante equivocado en la función en la que estoy».

Entre causas ambientalistas, presupuesto y crisis

En el casi año y medio ejerciendo el cargo, el diputado Jaime Sáez destacó algunos hitos relevantes de su gestión. «Yo convivo en una situación que es compleja, que es defender muchas causas medioambientales, la justicia ambiental, la justicia climática. Pero, también soy parte de la comisión de Hacienda, que es la comisión más importante del Congreso. Todos los proyectos de ley que involucran algún tipo de gasto pasan por ahí. Se toman decisiones respecto a políticas públicas importantes respecto al modelo de desarrollo de nuestro país», confesó Jaime Saéz.

Afirmó que es convivencia «no es sencilla. Hay una tensión ahí entre el crecimiento económico de un modelo que está agotado en muchos aspectos, en otros no, versus esta faceta un poco más activista. La de tener conciencia hace bastante rato del calado y de la profundidad de la crisis climática en la que estamos».

Pero, además, Jaime Saéz no elude la crisis de la que ha sido parte el Frente Amplio y, especialmente su partido, por el caso convenios y fundaciones. «Eso ha dejado una huella importante, no solo de daño, sino también de aprendizaje, porque lo que no te mata te hace más fuerte. A mí se me trató de involucrar mañosamente mediante difamación en esto, se metió incluso mi familia en este asunto. Incluso, medios de comunicación con los cuales yo he mantenido una relación cordial, siento que actuaron con crueldad. No se tomaron la molestia de preguntar, o de corroborar lo que estaban publicando. Eso me ha dañado, pero en ningún caso me ha liquidado, todo lo contrario. Siento que estoy más preparado para enfrentar desafíos cada vez más difíciles», relató.

Cómo superarlos

Ante el reconocimiento de cómo ha pegado la crisis en su trabajo, el diputado contestó acerca de cómo lo ha hecho para sobrellevarlo. «En equipo, en familia, con los compañeros y compañeras de militancia, enfrentando la situación, saliendo a explicar. Cuando uno no hace nada malo, cuando uno no es culpable de lo que se te acusa, tiene también cierta libertad para defenderte y para poder hablar con soltura. Eso ha sido también importante y me ha ayudado a salir de este momento. Ha sido un momento negativo y durísimo para mi partido, para el Frente Amplio, para el gobierno. Para mucha gente que tiene expectativa en nuestra pega», apuntó.

Dentro del partido, ¿sigue la autocrítica por lo que sucedió? ¿Trabajarán en la formación política de la militancia?

Creo que ya estamos pasando ese momento, la hicimos, y fue muy duro porque es un momento en que uno se recrimina cosas a sí mismo. También le recriminas cosas al que está al frente, al que está al lado, y de vuelta también te recriminan. Pero después de eso viene un poco de tranquilidad, poner la pelota contra el piso, como quien dice, y entender que esto es un punto de inflexión. No podemos volver a lo mismo en lo que estábamos. Tenemos que hacer un montón de mejoras en nuestro filtro, en nuestra formación política, que tenemos que ser más rigurosos en prevenir y también en sancionar. En eso creo que hemos estado a la altura en la sanción, no así en prevenir que estas cosas ocurran.

«Ese punto de inflexión también nos ha llevado a acelerar este debate respecto de la unidad del Frente Amplio. Entender que por separado somos chicos, somos débiles, y que precisamente en conjunto y en unidad radica nuestra principal fortaleza. Nosotros por separado en el Congreso somos bancadas de 5 o 7 personas, pero juntos somos 23, la bancada más importante de todo el oficialismo. Entendiendo la potencia que hay en la unidad, eso debería facilitar el tránsito a la unificación», agregó.

Participación ciudadana

«Yo creo que tenemos que comprender como ciudadanía que la vida en sociedad es responsabilidad de todos y todas. No es sólo de quienes estamos en la política, también es de quienes están en otros trabajos, de quienes están estudiando, de quienes están en sus casas. La sociedad la construimos entre todos y todas Es necesario e imprescindible tener una ciudadanía que esté marcando a sus autoridades permanentemente, que esté sacando al pizarrón, fiscalizando y proponiendo soluciones», expuso.

«Sin ir más lejos, estos días me tocó acompañar al subsecretario del Trabajo, Giorgio Boccardo en Pueto Montt en la Mesa de Buceo. Por primera vez, después de muchas mesas en distintos gobiernos, se llega a un proyecto de ley que va a reconocer el buceo como una actividad profesional. Implicará una serie de mejoras en los estándares laborales de miles de trabajadores y trabajadoras del mundo del buceo. Principalmente en nuestra región y en las regiones australes, también hacia el norte. Ese proceso fue tripartito entre el gobierno, los trabajadores y también los empresarios», destacó Jaime Sáez.

«Mi llamado en ese sentido es a que la ciudadanía de la región de Los Lagos se involucre en los procesos de la región, participe en los diseños de políticas públicas. Que participen en las discusiones sobre plan regulador en sus comunas, que nos tomemos en serio el retorno del tren a Puerto Montt.  Y que nos tomemos en serio el transporte público como una cuestión esencial y estructurante de la calidad de vida. Diseñar las ciudades de manera más inteligente y armónica y creo que estamos en esa búsqueda, eso es un proceso de aprendizaje colectivo», indicó.

Proceso Constituyente

«Yo creo que no debería repercutir en el Gobierno de manera tan dramática como fue el 4 de septiembre. Creo que hoy día la pelota está al otro lado, la tiene la oposición, principalmente la oposición más dura, además extrema en sus planteamientos. Creo que efectivamente no han sido capaces de generar un proceso que convoque a la mayoría de chilenos y chilenas. Yo tiendo a creer, están haciendo las votaciones pero por cómo va, que se va a alejar de la propuesta que llevaron adelante el Comité de Expertos. Creo que se abre la posibilidad de articular una campaña para oponernos a esa propuesta», adelantó Jaime Sáez sobre este asunto.

Y si se rechaza la propuesta, ¿muere el proceso constitucional?

Yo estoy absolutamente convencido de que, mientras la incertidumbre constitucional permanezca, el proceso no está cerrado. El mecanismo, la forma en la que se continúe, habrá que discutirlo nuevamente. Vamos a tener ya la propuesta de la antigua convención, la propuesta de los expertos, la propuesta de este Consejo Constitucional. Quizás el espacio de discusión puede ser el propio Congreso en base a una síntesis de todo aquello, vaya a saber uno. Lo que sí tiene que estar claro es que el proceso constituyente no está acabado hasta que haya una nueva constitución. Si se rechaza esta propuesta hay que continuar discutiendo hasta que lo logremos.

Publicidad